UN POCO DE HISTORIA

Empezamos en casa, en diciembre de 1998. Instalamos allí nuestro pequeño taller para ofrecer panes, brownies y Blondys recién horneados a familiares y amigos.

 

Las recetas heredadas de la casa de los abuelos, junto con las que iban surgiendo cada día tenían gran acogida entre el público local.

 

Así, paso a paso, fuimos evolucionado hasta convertirnos en lo que somos hoy: un taller de sabores diseñado para crear de continuo una rica variedad de productos de panadería y repostería, y los distintos complementos que ofrecemos en nuestros cinco puntos de venta y en diferentes cafés, restaurantes y cafeterías de la Ciudad.

 

Con gran alegría en 2006, abrimos nuestro primer punto de venta para que nuestros seguidores pudieran disfrutar los productos de Mikaela acompañados de una carta de cafés especiales.

Hoy contamos con 6 puntos de venta.

 

Con la ayuda de un equipo de trabajo muy especial, entre los que se encuentran panaderos, reposteras y asesores de producto, podemos brindarte la atención que siempre nos hemos soñado.

 

Nuestra filosofía permanece: trabajamos para seguir entregando las recetas más exquisitas, recién salidas del horno. Por eso, nuestra línea de postres, tortas y comidas especiales aún es preparada bajo pedido para que lleguen a tu mesa con la calidad de lo recién hecho en casa.

Nuestros productos de panadería, variedad de rolls, Blondys y una selección de repostería y galletas, la podrás encontrar fresca en nuestros puntos de venta.